Amortiguadores de gas (gas springs)

 

Un amortiguadores de gas se compone de un vástago y un émbolo que se deslizan dentro de un tubo o cuerpo con gas a presión. Esta presión se puede regular para modificar la fuerza necesaria para mover el vástago. La aplicación más habitual de los amortiguadores de gas es servir de contrapeso en la apertura y cierre de puertas y tapas, por ejemplo, maleteros de coches, tapas de alcantarillas, protecciones de máquinas, etc. El tubo contiene una pequeña cantidad de aceite para lubricar el vástago y proporcionar una apertura controlada al final de la carrera. Los amortiguadores de gas siempre deben montarse con el vástago apuntado hacia el suelo para prolongar su vida.

Siempre que sea posible, recomendamos el uso de 2 amortiguadores para evitar bandeos.